Sábado, 21 de Octubre de 2017
inicio
Buscar: 
 en este web   en internet   

Eventos Enlaces Contáctanos Sugerencias Favoritos
Impotencia masculina/Consejos y tratamientos/Tratamientos/Tratamiento Famacológico
 
  Preparar para imprimir Enviar por correo

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

Antes de iniciar cualquier tratamiento médico para la impotencia o disfunción eréctil, debe recibirse un diagnóstico por parte de un médico especialista. Los medicamentos contra la impotencia son más o menos efectivos en función de la levedad de cada caso. Los casos leves a moderados son los que más se benefician de un tratamiento farmacológico, mientras que los graves suelen ser tributarios de un tratamiento quirúrgico para implante de prótesis peneanas.

Tratamientos orales para la impotencia

Antes de darse las investigaciones que han dado con los medicamentos de que disponemos actualmente, las opciones del tratamiento médico por vía oral se limitaban a un grupo de fármacos que, o bien presentaban una eficacia dudosa, o bien carecían de la aprobación como tratamiento de la disfunción eréctil. Entre estos productos se encontraban hormonas como la testosterona, compuestos como la trazodona y sustancias como la yohimbina y el ginseng que se siguen ofertando, pero carecen de eficacia médica probada.

Hoy por hoy existen en España tres medicamentos por vía oral con eficacia demostrada para el tratamiento de la impotencia o disfunción eréctil, que actúan a nivel local facilitando el flujo de sangre al pene:

Por un lado, es posible comprar Viagra con receta desde 1998, año en que los laboratorios Pfizer patentaron el primer medicamento para la impotencia. Al ser el más conocido, también es el más utilizado. El principio activo de Viagra es el Sildenafilo, un potente inhibidor específico de la enzima PDE-5, responsable de la degradación del cGMP en los cuerpos cavernosos del pene. El Sildenafilo también puede ser utilizado para la hipertensión pulmonar o el endema pulmonar de altitud.

Viagra se presenta en dosis de 25mg, 50mg y 100mg, y sus efectos comienzan media hora más tarde de ingerir el medicamento, durando hasta 4 horas, siempre bajo un estímulo sexual. Sin embargo, sus efectos pueden verse reducidos si se toma con comidas altas en grasas o cantidades excesivas de alcohol. Si la dosis ingerida es superior a la indicada en cada caso, puede sufrirse efectos secundarios durante el tiempo en que el Sildenafilo se mantenga en el organismo. En tal caso, Viagra puede causar rubores, palpitaciones o visión borrosa.

Otro medicamento para la impotencia menos conocido en España es Cialis, de los laboratorios Lilly ICOS. Éste tratamiento es conocido como “la pastilla del fin de semana”, puesto que los efectos de su principio activo, el Tadalafil, duran en el organismo hasta 36 horas. De esta manera, se puede disfrutar de una vida sexual más espontánea que con otros medicamentos para la disfunción eréctil. El Tadalafil funciona de manera muy parecida al Sildenafilo sobre la enzima PDE-5, pero necesita de una dosis menor: 10mg ó 20mg. Además, tolera mejor la ingesta de comidas grasas o de alcohol. Como todos los medicamentos con receta, Cialis también puede presentar efectos secundarios como dolores musculares, dolor de espalda, enrojecimiento, indigestión o congestión nasal.

Por último, Levitra es el medicamento para la impotencia más indicado para pacientes que sufren de otros problemas de salud como la diabetes, el colesterol alto o presión sanguínea alta. Creado por los laboratorios Bayer, utiliza el Vardenafil, otro inhibidor de la encima PDE-5 que actúa hasta 20 veces más que el Sildenafilo. Gracias a su potencia, con una dosis mucho más pequeña (5mg, 10mg o 20mg) es posible conseguir los mismos efectos de Viagra reduciendo las posibilidades de que se den efectos secundarios. Distintos estudios, han demostrado que las personas diabéticas responden con mayor eficacia a Levitra que a Viagra o Cialis. Sin embargo, su eficacia se ve mermada por el consumo excesivo de comidas altas en grasas o alcohol.

INHIBIDORES DE LA FOSFODIESTERASA-5 (PDE-5)

Tres de los fármacos más conocidos para tratar la impotencia o disfunción eréctil consisten en un inhibidor de la enzima PDE-5, responsable de la degradación de los cuerpos cavernosos del pene.

¿CÓMO FUNCIONAN?

Tras la estimulación sexual, se produce la liberación de óxido nítrico para atravesar la membrana celular y activar una enzima llamada guanilatociclasa que provoca un aumento de los niveles de guanosina monofosfato cíclica (GMPC ), y como consecuencia disminuyen los niveles de calcio intracelular.
El resultado de esta compleja reacción bioquímica del organismo es la relajación de la célula muscular y con ello la erección.
La PDE-5 es la responsable de la degradación del GMPC , y por tanto produce un efecto antirelajante que inhibe la erección.
La inhibición de la acción de la PDE-5 aumenta los niveles de GMPC  en los cuerpos cavernosos, así como la duración de su efecto sobre el músculo liso del pene.

 

 






Confidencialidad Condiciones de uso Política de cookies
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v4.2 ©
[ ]